¿Cómo nace el queso gruyer ?

El gruyer es un queso suizo que recibe su nombre de Gruyère, un distrito del cantón de Friburgo donde se fabrica. El verdadero queso originario se denomina Le Gruyère AOC para diferenciarse del resto de producciones, aunque el Diccionario de la RAE admite como nombre genérico correcto el de gruyer, definiendo como tal un queso suave, de origen suizo, fabricado con leche de vaca y cuajo triturado.

Se trata de un queso duro hecho a base de leche de vaca entera, de pasta prensada y cocida. Llama muchísimo la atención por su forma redondeada, por la perfección que tiene en sus proporciones y sus enormes dimensiones respecto a la mayoría de los quesos.  Sus dimensiones deben ser: altura, a partir 9,5 a 12 cm (de 8 a 13 en la legislación española); diámetro, de 55 a 65 cm (40-65 cm en la legislación española), para un peso de 25 a 40 kg (peso mínimo de 20 kg en la legislación española). También puede tener forma prismática.

Para que os hagaís una idea para elaborar un queso de estas características se necesitan aproximadamente 400 litros de leche para hacer una rueda de 35 kg y un tiempo de refinación de 5 a 12 meses. Durante el proceso que dura la refinación, las ruedas son volteadas y frotadas con salmuera de forma paciente durante todo este tiempo.

Os dejamos un vídeo que encontramos en youtube para que veaís y os hagaís una idea de su elaboración: